Un sueño

Hoy he tenido un sueño erótico. Y siempre que sueño sobre temas de estos aparece mi familia entera. En este estaba hasta mi abuela.

Debía de tener unos 20 años porque vivía con mis padres y con mi hermano. Pero no me daba cuenta de dónde estaba hasta el final del sueño. Creo que esto se debe a cuando me emborrachaba tanto que perdía el conocimiento y era al día siguiente cuando empezaba a recordar qué había hecho la noche anterior.

En el sueño estaba liándome con dos hombres. Musculados. Uno de ellos, de pronto, decía que se tenía que ir. Y me quedaba sola con el otro. De pronto era un travesti. Seguíamos intimando pero yo no conseguía correrme. Entonces es cuando me daba cuenta de que estaba en la habitación de mi hermano con la puerta cerrada. Quería que se fuera para que no nos pillaran pero no era capaz de actuar para hacerlo posible.

Ya era demasiado tarde. Toda mi familia andaba despierta por la casa, veía la luz encendida a través de la ranura inferior de la puerta. Hablaban sobre mí. Mi hermano decía que estaba con una mujer con pene. Que era demasiado fuerte. Mi madre abría la puerta y nos veía. La entornaba. Yo le decía a mi acompañante que se tenía que ir. Entonces se iba a la ducha.

Mi madre venía a la habitación: “esto es demasiado. Te vienes ahora mismo con nosotros al pueblo. Vas a vivir una temporada con tu abuela”. Pam! Primer plano de mi abuela, me miraba decepcionada y con puro asco. El travesti seguía duchándose y parecía no acabar nunca.

Empezaba a hacer la maleta y comenzaba a ser consciente de lo que había pasado. Mi padre ni siquiera quería subir a casa. Se sentía avergonzado. Nos esperaba en el coche para ir al pueblo de vacaciones.

Metía ropa en la maleta, el travesti seguía duchándose, empezaba a arrepentirme de todo lo que había pasado. No sabía qué hacer ni qué decir. Lo único que pensaba era en cómo iban a ser los días con mi abuela. En que la había decepcionado.

Publicado por Colores

Hola. Bienvenido. Bienvenida a mi mundo. Sea quien seas. Abre la puerta y siéntate. rebusca dónde quieras, espía y detente en lo que más te interese. Soy una mujer de 33 años. Me diagnosticaron trastorno bipolar cuando apenas tenía 25 años. Ahora dicen que es trastorno límite de la personalidad. Sea lo que sea. Ahí está. Constantemente. Intermitentemente. Recordándome que todo está más o menos bien. Recordándome que todo puede romperse de un momento a otro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: